Retrato Davide Garda height=

Por: Oswaldo J. Hernández

Llegar a Garda, a David Garda, el arquitecto, es como entrar indistintamente a una nueva dimensión. Una vez cerca no es posible enterarse del todo que algo ha cambiado, quizá se deba a cierta sutileza, una nueva forma en cómo estructurar, de integrar las cosas que le rodean. Su oficina tiene mucho de eso: “holística”, defiende Garda y resume así el conjunto arquitectónico que le delata ya cierto estilo propio. Y no es para menos, pues como arquitecto, David se presenta intelectualmente muy inquieto.
Cada explicación que plantea tiene una factura cultural, histórica, técnica y contextual como punto de partida para apuntalar los propósitos de la actual arquitectura contemporánea. Siendo él de origen italiano, Guatemala ha sido su residencia por casi tres décadas; durante los setenta, que corresponde a su primer período de formación profesional, y a partir de los noventa, cuando decide regresar después de haber transcurrido los ochenta en Italia y California. Y hay que ver lo que ha hecho en estos treinta años como arquitecto. Desde fundar la galería de arte Cronos; una maestría en la Universidad de Genova, Italia; otra en la Universidad de Berkeley, California. En Milano, Italia, suya es la coordinación de todo el equipo de arquitectos involucrados en el proyecto CityLife, la propuesta de diseño ganadora para la remodelación del barrio histórico de la Feria de Milán; los OaklandLOFTS, algo más reciente, en zona 10; el edificio CentroLOFTS con nueve unidades de apartamentos, un área comercial y una galería de arte en pleno Centro Histórico de Guatemala.