Este edificio sobre la 16 calle de la zona 1 tenía murales de Roberto González Goyri; gran artista guatemalteco, autor del famoso Tecún Umán y de muchos murales del Centro Civico. El edificio se abre al Parque Enrique Gómez Carrillo y el conjunto monumental de San Francisco y la Policía Nacional siendo muy visible a los transeuntes. Desgraciadamente los dueños actuales no apreciaron los murales de mosaico y los forraron con azulejo. Quisiera esperar que hayan salvado los invaluables murales y que ahora estén a salvo en alguna colección privada! Alguien tiene noticia de esto?

Sería muy lamentable -de hecho un crimen- que los murales fueran simplemente “cubiertos” y olvidados! Artistas activistas en el acto de reproducir los murales en la calle como muestra de su protesta ante este otro vandalismo. La misma suerte tuvieron los murales de Efrain Recinos del aeropuerto La Aurora y tantas otras obras de celebrados artistas de Guatemala. ¿Hasta cuando?
¿Quién era Gonzales Goyri?
Pintor y Escultor considerado uno de los más preclaros representantes del arte guatemalteco junto a Efraín Recinos, Carlos Mérida y otros. Nació en la ciudad de Guatemala en 1924. Murió en la ciudad de Guatemala en 2007. Estudios de Academia Nacional de Bellas Artes de Guatemala, y Nueva York.
Fue director de la Academia Nacional de Artes Plásticas, participó en la elaboración de los murales del Centro Cívico: el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, fachada oriente del Crédito Hipotecario, y fachada poniente del Banco de Guatemala. Estas obras, por su dimensión, probablemente son y serán las más emblemáticas del maestro. Además de estos murales están el Monumento a Tecún Umán, en el Bulevar Liberación; mural pictórico para el Museo de Arqueología y Etnología de Guatemala; Escultura en hierro para la Corporación de Occidente; diseño del mural en la Calzada Los Próceres, y el proyecto del mural para la fachada del exterior del auditorio del IGGS. Entre los reconocimientos y premios que obtuvo están: Certamen El prisionero político desconocido, Londres 1953. En 1961 lo condecoraron con la Orden del Quetzal en el grado de oficial, por parte del presidente Julio César Méndez Montenegro. A fines de los años 50 y los años 60, participó en varios concursos de escultura y pintura a nivel centroamericano, donde obtuvo siete premios, seis de los cuales fueron esculturas. En 1986, obtuvo una mención de honor por la obra El Cofre Secreto en la I Bienal de Pintura Iberoamericana en Miami. Yo tuve el honor de conocerlo pues era el abuelito de Bobby, mi mejor amigo. Era alegre, contaba chistes y le gustaba reirse mucho. Tuvo muchos hijos y nietos y a todos los quiso mucho.
González Goyri inició su trabajo público diseñando murales para el Centro Cívico junto a los maestros Carlos Mérida, Dagoberto Vásquez, Guillermo Grajeda Mena y Efraín Recinos.
Si la poesía tiene alguna forma Roberto González Goyri ha sabido mostrarla y lo ha hecho desde muy joven: lo saben los vitrales del Palacio Nacional a los que dió vida cuando recién cumplía los 18 años, lo supo también su mentor, el maestro Carlos Mérida, y lo sabe la ciudad de Guatemala, a la que ha vestido durante años.  Ha representado temas íntimamente ligados a Guatemala, su historia, su gente y su inmensa riqueza cultural, pero también ha expuesto sus miedos, sus sufrimientos y su lucha.
Detrás de su lienzo estaba la ventana hacia una Guatemala sofocada por la guerra y profundamente herida por el terremoto del ’76.
Aunque se inició como escultor más tarde se dedicó a la pintura. González Goyri quería dejar atrás la academia y da rienda suelta a su imaginación, sin ceñirse a las corrientes y cánones de moda.  Lo logró: sus propuestas son originales, fuertes y sublimes a la vez.  Actualmente, sigue trabajando en su estudio. Ahora prefiere la pintura y de su pincel salen mariposas pisoteadas por botas militares. Fuente