CityLife


CityLife es el fruto de un ambicioso concurso internacional que incluyó en su momento arquitectos de la talla de Renzo Piano, Rafael Moneo, Jean Nouvel, Norman Foster, Frank Gehry entre otros. El proyecto ganador fue concebido y diseñado por cuatro firmas: Pier Paolo Maggiora, Zaha Hadid, Arata Isozaki, y Daniel Libeskind.

David Garda, project manager de la firma de Pier Paolo Maggiora, operó como Coordinador del equipo de diseño de las cuatro firmas.

El proyecto cubre una superficie de 440,000 metros cuadrados. El plan de transformación provee una mezcla estructurada y balanceada de funciones públicas y privadas que incluyen residencias, oficinas, comercio, servicios, áreas verdes y espacios públicos.

“Milan es la ciudad que mejor representa la cara internacional de Italia, comparable a Londres, Frankfurt o Paris. En este sentido, para nosotros, diseñar en Milan nos pone en contacto con la cara mas moderna de Italia.” del reporte elaborado por los diseñadores.

Se trata del área peatonal más grande de Milan, siendo el parque público con sus plazas equivalente a la mitad de la superficie de la propiedad, aproximadamente 220,000 metros cuadrados.

El proyecto original, ganador del concurso, incluía un ambicioso museo del Design, obra de Daniel Libeskind, y un Design Center, diseñado por Davide Garda, en calidad de arquitecto asociado a la firma de Pier Paolo Maggiora.

El interesante edificio logrado posee una planta urbana en forma de triangulo que hace eco a la aledaña Plaza de las Tres Torres. En los cinco pisos destinados a showrooms, tiendas y exhibiciones se contemplaba la incorporación de los más avanzados conceptos de ahorro energético y arquitectura sostenible. La piel externa consistía en un doble estrato de vidrio con cámara de aire y parte luces orientables para protección solar y recuperación de energía térmica. El diseño de las plantas de cada piso correspondía a distintos segmentos urbanos del Centro de Milán, de tal manera que se generaba a escala natural la confluencia vertical del tejido histórico de la ciudad, logrando intersticios derivados del traslape del juego vertical y horizontal de espacios positivos y negativos.